Brevet 200 de Córdoba.

Para muchos la palabra Brevet  no tiene significado o ni siquiera existe, para otros es una manera mas purista de entender este deporte.

Hoy os voy a relatar mi Brevet del Club Randonneurs del Azahar,la prueba era “El 200 de Córdoba”.

Empieza el día bien temprano, sobre las 04:00 suena el despertador, ¡arriba que nos queda un largo dia!

Nos ponemos en marcha con destino Córdoba, dos horas de camino por delante nos esperan.

 

Una vez allí saludos y al lio. Fotos de rigor y como cualquier mortal diria: “hay que estar chalao´ para levantarse y hacer estas burradas”. “Eso es solo un 200”  dice Rafa, “a los que vienen buscando un entreno les viene bien”.   

El perfil de este 200 es durillo pero nada que asuste a la parroquia, otra cosa es un 300 o un 400 en el que los tiempos se acortan.

Todos preparados y listos que el día es largo, tenemos por delante 50 kilómetros de subida, que no llegan a ser duros pero al ser al principio y al juntarse con el frío, harán mella en mi forma de afrontar la prueba.

Poco a poco se va seleccionando el grupo y Manuel de Algeciras y dos señores extranjeros con unas pintas de randonneurs que asustaban, serán compañeros en esta dura y bonita subida.

 

Llegamos a Villaviciosa de Córdoba, primer punto de control, ¡cafelito  y boyo al cuerpo! Los dedos de las manos y los pies apunto de congelación, ¡entre 1 y 2 grados centigrados marcaba el Garmin! Mucho frio para mi.

Mis compañeros de subida salen antes que yo, decido de tomarme un tiempo y entrar en calor, pero las paradas largas no suelen venir bien, asi que al lio de nuevo. Desde Villaviciosa a Espiel voy en solitario e intentando entrar en calor. Bonitas zonas esta tanto como la anterior.

En Espiel me vuelvo a encontrar con varios participantes con los que afronto la subida del puerto Calatraveño. Desde lo alto del puerto ya hasta Alcaracejos el viento de cara seria nuestro compañero.

Me vuelvo a reunir con Manuel y varios mas que esperan a mi sellado, ya seria con esta grupeta con la que terminaría. Los mencionados son Andrey, Angel y Manuel.

Largas rectas y ahora si que nos daba en viento de culo, ¡ya era hora!

En todo momento de una prueba de larga distancia se pasa por todos los estados anímicos, lo bueno es que cada vez se va conociendo uno mejor y sabe esperar a que todo se normalice. Al unirme con esta grupeta, el ritmo era un pelín alto para mi, así que decidí aflojar un pelin, todavia quedan muchos kilometros por delante y poco entreno en estas fechas. Siempre estuvieron a 30 o 50 metros de mi vista, que con viento de cola no me preocupaba llegar su rebufo.

 

En Villanueva 3er punto de control, otro bocata al cuerpo, kilómetro 135 de ruta, parada larga aunque no prefiero estar tanto tiempo parado, pero me aplico el famoso lema; ” Solo llegaras antes, acompañado seguro que mas lejos” Ya si que iríamos los 4 hasta Córdoba, el bueno de Ángel haría de bien cicerone para los tres del grupo, las frase de la tarde fue:”esta rampa se sube con la inercia”. Ángel un hombre mayor pero como digo yo, “un hueso duro de roer”.

El paisaje desde Villanueva hasta Alcolea es digno de una postal, lastima no poder hacer muchas fotos por problemas con el movil, ¡quizas el tambien sufrio los estragos del frio!

Cafelillo en Adamuz, sello, y a por los 35 ultimos kilómetros, terreno de sube y baja y como dice Ángel con la inercia se sube…JIJIJI. Entre sube y baja estábamos a las puertas de Córdoba, no sin antes despedirnos de Ángel que se quedó en Alcolea.

Continuamos Andrey, Manuel y yo para Córdoba, esto ya estaba echo.

Sobre la 19:30 fue nuestra llegada al último punto de control.

Un bonito Brevet que esperamos repetir en años venideros. Ahora queda pensar en otros Brevets.

https://www.strava.com/activities/2119756345

https://ccrandonneursdelazahar.blogspot.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *